Un espacio destinado a charlar acerca del cine, saboreando una taza de café (puede que más), sentados en torno a una mesa. Por el simple gusto de hablar por hablar acerca de una pasión compartida por una reducida infinidad, así nomás como son estas cosas.

Bienvenidos a mi hogar. Entren libremente. Pasen sin temor. ¡Y dejen en él un poco de la felicidad que traen consigo!

domingo, 16 de noviembre de 2008

EL LUJO QUE NOS RESTA

Dedicado a los que persisten, contra viento y marea.



"Un lugar en el mundo" (Adolfo Aristarain, 1992)


"Yo no digo se perdió una batalla pero no la guerra. Yo digo si la guerra se ha perdido por lo menos me queda el lujo de ganar una batalla". Mario (Federico Luppi).

2 comentarios:

David C. dijo...

Buena cinta noventera. La vi en el cine roma, ya no existe este cine. Era alucinante porque había plantas a los costados de las paredes dentro de la sala.

G. K. Dexter dijo...

David.
Yo en cambio la vi en una sala de la Filmoteca Provincial, junto con unos amigos a los que convencí para acudir a verla (lo primordial fue la gratuidad del pase, je, je).
Sin embargo los tres salimos encantados (un servidor, a qué negarlo, más que el resto). Si es que los personajes de Luppi, Roth y Sacristán forman un trío con el que (la magia del cine y máxime la propia de una buena historia) a uno le apetecería salir de farra para "quemar demonios", aunque uno llegue a un punto en el que ni tan siquiera sepa en qué país se encuentra.

Un saludo cinéfilo.

P.D.: estupendo blog el suyo, a fe mía.