Un espacio destinado a charlar acerca del cine, saboreando una taza de café (puede que más), sentados en torno a una mesa. Por el simple gusto de hablar por hablar acerca de una pasión compartida por una reducida infinidad, así nomás como son estas cosas.

Bienvenidos a mi hogar. Entren libremente. Pasen sin temor. ¡Y dejen en él un poco de la felicidad que traen consigo!

sábado, 6 de febrero de 2010

SÁBADO MUSICAL: "TAKE THE `A´ TRAIN"

Take the `A´ Train” por Duke Ellington



Take the `A´ Train” por Michel Petrucciani



“Como comprenderán a lo largo de la vida de cualquier bar muchos son los camareros que desfilan tras la barra. Cuantos más años permanezca abierto el establecimiento mayor será su número. Los habrá de todos los tipos: hombres y mujeres, mayores y con menos edad, simpáticos y taciturnos, torpes y desenvueltos. Pero pueden tener por seguro que del primero al último, sin excepción, dejan tras de sí un algo de sus propias vidas impregnando las paredes y desde luego el recuerdo de los clientes más habituales. Quiero ahora hablarles de una camarera. Una más de las que sirvió consumiciones a los sedientos que se acercaban al Gino´s. No era mejor ni peor que cualquiera de los otros. Simplemente la he tomado como ejemplo y modelo de los predecesores, y naturalmente de los que la sucedieron en su labor. Se llamaba Nuria”.

“Empleados, soles y gasolina”.

3 comentarios:

Duina dijo...

A lo largo de una vida tras la barra son muchos los clientes que te acompañan, van y vienen y tu sigues allí esperando conversar de nuevo con ellos.
Es bonito, aunque suene lo contrario.. es bonito estar allí para escucharles mientras dejan salir sus pensamientos más profundos, otras veces te sorprendes sacando tú los tuyos...Estar allí para reir y llorar con ellos... Otras veces simplemente estar allí..
Muchas veces te desesperan, pero otras muchas te hacen sentir increíblemente bien, símplemente con una mirada mientras disfrutan de su consumición.
Cuando te das cuenta, el espacio detrás de una barra se convierte en tu hogar, y el exterior de ella es el salón donde recibes a tus amigos..
Supongo que algo así sentiría Nuria en el Gino's.

Duina dijo...

Se me olvidaba, excelente banda sonora de fin de semana, gracias.

G. K. Dexter dijo...

Duina.

Norberto, el dueño del Gino´s, estaría contigo al ciento por ciento.

Un abrazote cinéfilo.

"[...]Nuria desembarcó en el Gino´s por la más simple de las casualidades. Despistada como ella sola se quedó sin combustible a la misma puerta. Otro de los rasgos de su carácter era su gran fuerza de convicción, combinada con un talante decidido con el que hacía muy buenas migas. Ni corta ni perezosa entró en el bar, se acercó a la barra y se encaró muy educadamente con Norberto, quien a la sazón, como recordarán, era el dueño[...]".