Un espacio destinado a charlar acerca del cine, saboreando una taza de café (puede que más), sentados en torno a una mesa. Por el simple gusto de hablar por hablar acerca de una pasión compartida por una reducida infinidad, así nomás como son estas cosas.

Bienvenidos a mi hogar. Entren libremente. Pasen sin temor. ¡Y dejen en él un poco de la felicidad que traen consigo!

martes, 22 de julio de 2008

CAÑONES A SU IZQUIERDA, CAÑONES A SU DERECHA...

A menudo he despotricado contra el cine actual debido a su querencia por mantener la supremacía de los efectos especiales sobre el argumento o, lo que quizás sea mucho más inadmisible, incluso sobre las dotes actorales de los encargados de encarnar a los personajes. Y sin embargo ciertas veces, pocas a decir verdad, esa misma tecnología permite plasmar algunas escenas que a mi juicio poseen una belleza singular.




Piratas del Caribe 3: En el fin del mundo (Pirates of the Caribbean: At World's End, Gore Verbinski, 2007)


Tiempo habrá en otro momento para charlar acerca de los homenajes a otros filmes de aventuras y sí, incluso a algunos westerns (Sergio Leone, p.e.), que pueden descubrirse sin demasiada dificultad en las películas que conforman esta saga.
Ahora, ahora es momento para asistir al mutis y consiguiente descenso a los infiernos de Lord Cutler Beckett.
Que el diablo lo acoja en su corte, ¡voto a bríos!

2 comentarios:

Scout dijo...

¿Ya estamos generalizando Dexter? ¿A que tipo de cine actual te refieres?.
Desde luego a los últimos extrenos que he asistido, no cundían precisamente por su exceso de efectos especiales.
Si quieres referirte a ello, podías tratar sobre el tema de las salas de cine , y lo que se proyecta en ellas.. pero eso es como en todo. En la música están la pantoja y bisbal, y que pasa ,¿que eso es la música actual?.
besin y hasta pronto!

G. K. Dexter dijo...

Hola, Scout. Sí, hablaba acerca del exceso de pirotecnia digital presente en muchas películas que se asemejan más a vídeos hipertrofiados de la MTV.
Naturalmente, para fortuna nuestra, no todo es así.
Y en todo caso la escena anterior, "fabricada" por ordenador, a mí me parece magnífica.

Un saludín cinéfilo.