Un espacio destinado a charlar acerca del cine, saboreando una taza de café (puede que más), sentados en torno a una mesa. Por el simple gusto de hablar por hablar acerca de una pasión compartida por una reducida infinidad, así nomás como son estas cosas.

Bienvenidos a mi hogar. Entren libremente. Pasen sin temor. ¡Y dejen en él un poco de la felicidad que traen consigo!

domingo, 24 de agosto de 2008

CRÓNICAS MATRITENSES (Y III): EDWARD STEICHEN

Mientras aguardaba sentado en la escalinata del Museo Reina y Sofía, la botella de agua aferrada a la mano para combatir el calor agostí, mis ojos se paseaban por las ventanas que jalonaban la fachada del Hotel Mediodía. Algo en su disposición y en su forma me resultaba conocido. Di un nuevo sorbo a la botella y entonces caí en la cuenta de cuál era el detalle que tanto me había llamado la atención: se parecía a la fachada del Hotel Carlton de Cannes. Una impresión a la que cabría explicar el hecho de que nos encontráramos a unos treinta y dos grados a la sombra y a que además estaba a punto de entrar en la exposición dedicada a Edward Steichen. Una pura mezcla de espejismo y delirio sofocante.


Entre las fotografías expuestas fueron muchas las que me empujaron a detenerme para contemplarlas con mayor detenimiento. Y entre éstas, por supuesto, se encontraban aquellas en las que figuraban actrices y actores (Norma Shearer, Charles Chaplin, Marlene Dietrich, Douglas Fairbanks Jr.,...); desde la fotografía de Greta Garbo que acompaña a este post a aquella que representa una escena de la obra teatral “The Front Page”.


Sobre la fotografía de la Garbo poco puedo decir salvo que me produjo una vivísima impresión a causa de la composición en la que el negro del jersey enmarca el bellísimo rostro de la actriz, acudiendo al recurso de que se agarrara la cabeza entre ambas manos.


Portada de Life (1955) con una fotografía
de Greta Garbo del año 1928

Acerca de la imagen de la obra de Ben Hecht y Charles McArthur podría explayarme un poco más. Allí estaban Osgood Perkins y Lee Tracey, los intérpretes teatrales de aquellos dos periodistas que con el paso de los años encarnarían actores tales como Cary Grant, Rosalind Russell, Walter Mathau y Jack Lemmon. Casi podía oír como el director del Morning Post, Walter Burns, daba las indicaciones pertinentes a su mejor periodista, Hildy Johnson.

Nota adicional: si tienen oportunidad de acudir no dejen de leer el manifiesto acerca de la galería que fundara en Nueva York Alfred Stieglitz, la Galería 291 (llamada así por el número de la Quinta Avenida en la que estaba enclavada), que figura en uno de los libros expuestos, una galería que con el paso de los años acabaría por dirigir el propio Steichen.
El humor que destila recuerda con viveza al Chesterton de "El Hombre que Era Jueves".


En esta página puede encontrarse un amplio catálogo con fotografías de Edward Steichen.


La exposición Edward Steichen una epopeya en imágenes puede visitarse en el Museo Reina y Sofía de Madrid hasta el 22 de septiembre de 2008.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Gracias por la recomendación. Pienso ir a verla cuando pueda. Probablemente el fin de semana en su espacio de horario gratuito.

Saludos!!!

G. K. Dexter dijo...

Alberto Q.

En verdad que merece la pena acudir a verla. Lo único que siento es que yo no me acerqué hasta la que había en el Museo del Traje (Steichen y las fotografías de moda).

Espero que la disfrute si tiene ocasión de ir.

Un saludo cinéfilo.

Landi dijo...

Buena recomendación. Saludos

G. K. Dexter dijo...

Bienvenida a mi cafetín una vez más, Landi.

Yo volvería si no fuera porque me queda un poquito lejos y hay que currar. Pero como bien dices c´est la vie.

P.D.: por acá en Oviedo tampoco puede decirse que la oferta cultural sea apabullante (hay que desplazarse hasta Gijón) o aprovechar los días de vacaciones para acercarse a Madrid. Al menos tenemos cines pero enclaustrados en centros comerciales. Como se echan de menos los antiguos cines (y no hace tanto que cerró el último): auténticos teatros con butacas cómodas y pantallas gigantes..., con el sabor de antaño. Pero nada, no hay que desfallecer.

Un saludo cinéfilo.

J. dijo...

Buena recomendación, desconocía que hubiera un extra en el museo del traje.
En el que caso de que hubieras visto la expo el sábado por la tarde nos debimos cruzar por las salas..

G. K. Dexter dijo...

Muy buenas J.

Pues la verdad es que yo acudí a visitarla el pasado día 13 de agosto, aprovechando una corta estancia en la capital durante mis pasadas vacaciones.
La verdad es que al final me encontraba tan cansado que ya no me acerqué por el Museo del Traje. Aún así lo que vi en el Reina Sofía mereció la pena.

Un saludo cinéfilo.